28 agosto, 2006

Memento

Estamos ante una obra fascinante, con la estructura argumental y narrativa más original que se haya podido ver hasta la fecha. Su complejo desarrollo, su envolvente puesta en escena, y la propia e intrigante trama, hacen de esta película una revelación. Pese a estar completamente desordenada no deja ningún cabo suelto, y consigue mantener el interés del espectador hasta el final. Para saborearla como se merece, hay que verla una y otra vez, hacerse partícipe en su ingenioso juego de rompecabezas, y sentir que se van dando pequeños pasos para terminar de componer el complejo puzzle que plantea.

Memento, escrita y dirigida Christopher Nolan, es una película de suspense producida en el año 2000, ganadora de multitud de premios y mencionada por Internet Movie Database en el puesto número 24 de las 250 mejores películas de todo los tiempos. El guión está basado en un relato llamado Memento Mori (en latín, "recuerda que eres mortal"), escrito por su hermano Jonathan. Una de las mayores peculiaridades de la película reside en su línea temporal, la cual en vez de ser lineal va hacia atrás "a saltos", mostrando según avanza la película las causas de lo ya visto, en vez de las consecuencias. Entre éstas, hay escenas en blanco y negro que progresan en orden normal, pero intercaladas en mitad de la historia. Al llegar al final de la película las escenas en blanco y negro y en color se juntan en un evento final.

Memento es la historia de Leonard, quien sufrió un trauma cerebral que le causó amnesia anterógrada. Leonard es incapaz de almacenar nuevos recuerdos, sin embargo, posee memoria a largo plazo y recuerda cómo realizar las acciones cotidianas. Para "recordar" los sucesos de su vida crea un sistema usando fotos instantáneas para tener un registro de la gente con la cual se relaciona, dónde se hospeda y otros elementos básicos para el desarrollo de su vida. Además de las fotografías, también toma notas y se hace tatuajes con pistas sobre el asesino de su esposa, a veces demasiado ambiguas. Leonard busca vengarse del hombre que violó y asesinó a su mujer, y que le provocó su enfermedad, a la vez que se siente culpable por no haber creído en Sammy, otro personaje que sufrió su mismo problema.

Cronológicamente hablando la historia empieza con Leonard en un cuarto de motel. Mantiene una conversación telefónica con un interlocutor desconocido a quien cuenta la historia de Sammy Jankis. Leonard era un investigador de seguros y uno de sus casos era el de un hombre llamado Sammy Jankis que sufría amnesia anterógrada. Leonard investigó el caso de Jankis y determinó que su enfermedad no era física, sino psicológica, y por tanto exenta de cualquier cobertura de seguro.

3 comentarios :

Gus dijo...

Antes que Memento, Pulp Fiction proponía una narrativa desordenada. Claro que no presentaba ningún personaje con desordenes cerebrales ni cognitivos. Otro ejemplo es Amores Perros..

Yokas dijo...

Excelente forma de describir y dar a conocer la película, me ha encantado y estoy ansiosa por verla.
Curiosa enfermedad, nunca había oído hablar de ella, debe ser muy amarga para quién la sufra.
A veces me gustaría padecer estos síntomas, (que me perdonen los enfermos, por favor), sobre todo con algunas personas que me defraudaron, desengañaron…con sus mentiras y falsas promesas. Lo malo es que también olvidaría las buenas personas, sus actos generosos hacia mí y mis sentimientos hacia ellos… en fin, vale la pena recordar.
Porque habiendo sufrido lo malo, se aprecia mucho más lo bueno…y eso lo vale todo.
Así es la vida…

Un beso Yokas

Sr.Marqués dijo...

Aunque las historias de taraditos, niños y adictos me desesperan, Memento es otra cosa. Hay que ver qué pocas concesiones hizo Nolan al público que pide diversión. Si hasta cortó la ternura del espectador hacia el desvalido Leonard. Supongo que la simpatía surge ante rasgos de la personalidad y pocos se atreverían a describir la personalidad un amnésico.