07 septiembre, 2006

Últimos días de Verano


Últimos coletazos estivales; últimos días sin calendario; últimos baños de mar salada; últimos atardeceres lindos; últimos paseos de brisa marina; últimas miradas furtivas; últimos rayos de fornido sol; últimos castillos en el aire; últimas noches de clara luna; últimos besos robados; últimas ventanas abiertas de par enpar; últimas tentativas de trasnochar; últimos pensamientos vacíos; últimas olas llenas de espuma; últimas sombrillas y toldos; últimos cafés granizados; últimas almohadas humedecidas; últimas confidencias al aire libre; últimos despertares serenos; últimas horas de holgazanería; últimas veces entre tú y yo; últimos cielos desnublados; últimos planes de excursión; últimos tragos descontrolados; últimos sueños a todo color; últimas sobremesas prolongadas; últimos cuerpos deliveradamente exhibidos; últimos amores adolescentes; últimas fragancias de coppertone; últimas toallas tendidas en la arena; últimos días de urbes deshabitadas; últimas almas en bikini; últimos saludos de forasteros; últimos sudores sin esfuerzo; últimas noches de desenfreno; últimos sonidos ipnóticos; últimos rostros tiznados; últimas palabras sentidas; últimos arrebatos sedientos; últimas lecturas soleadas; últimos vehículos descapotables; últimas piscinas clorificadas; últimos mercadillos callejeros; últimos pies desnudos; últimas confesiones espontáneas; últimos deseos cumplidos; últimos ecos de tu nombre.


7 comentarios :

Esquitin dijo...

últimos sueños, últimos pensamientos absurdos, últimas ideas locas de cuentos de hada, último intento de ser ... de ser...

flor dijo...

Siempre me llaman la atención (favorablemente por supuesto) los textos que tienen estilos no convencionales: Sin puntos apartes, por ejemplo. Quizás por eso me alertó tanto tu texto...

Afortunadamente en mi país termina el invierno: tan frío, tan ajeno, tan inviolable.

Un beso... y hasta la próxima!

Yokas dijo...

Original forma de describirnos ese verano que se aleja, un viaje descriptivo a través de sensaciones vividas…pero con un deje de tristeza y nostalgia…
Aleja ese ahogo, el verano volverá y con él nuevas sensaciones y emociones. Pero, ¿por qué esperar? El invierno llega y con él un nuevo horizonte…descúbrelo…
Besos.

Sr.Marqués dijo...

Las obligaciones y los horarios que llenarán la jornada y la atención configuran y ocupan casi todo eso que llaman vida. Esa vida, elegida sólo en parte, tiende a agarrarse a los momentos en que fuimos nosotros. Como una rutina aprendida desde la primera repetición, la añoranza de los días luminosos comienza antes que el otoño.

Paula dijo...

Ufff buenas palabras para despedir el verano, yo intentaré recibirlo por acá como se lo merece... no prometo nada saludos!

Esther dijo...

¡ Adiós, verano! Realmente no siento tristeza por esa despedida; siento alegría de que se acerquen los vientos fríos, aunque luego como siempre, cuando ya el frío del invierno me congele, lo añoraré.Una realidad a punto de cumplirse tb en mi país y esta es una gran despedida; el homenaje que se merece.Bye, bye, verano... ...yo tb te digo adiós.

Atzavara dijo...

Su sentida descripción me place sólo en lo que respecta a la poesía que lleva implícita... Por lo demás, detesto el verano, me anula... así pues, no me produce ningún desorden emocional su despedida...
Siga escribiendo...